¿Cómo entender la composición de nuestros cosméticos?

Qué difícil es entender la composición de nuestros cosméticos… Y sin embargo, tienes todo el derecho de saber si utilizas o no productos peligrosos para tu salud. Si tienes o has tenido cáncer, toca retirar de tu armario de baño los productos peligrosos para tu salud. Aquí va una pequeña guía:

Información resumida:

• La nomenclatura INCI es la lista de todos los ingredientes de la formula cosmética del producto. Está presente en la caja del producto, a veces sobre el producto mismo.

• Esta nomenclatura es OBLIGATORIA según las leyes europeas.

• Los componentes están en orden decreciente, o sea que los primeros ingredientes en la lista son los más presentes.

• Los nombres en latín son extractos de plantas. Si conlleva una estrella, su origen ecológica está certificada.

• Las moléculas y los nombres usuales son en inglés, tipo citric acid o honey.

¿CON O SIN PARABENOS?

Para entender la composición de un producto, hay que leerse TODO lo que pone en la etiqueta. Cuando lees “sin parabenos, sin esto y lo otro”, hay que leer con más atención aún…

¿Por qué? Pues porque más o menos todo el mundo empieza a preocuparse de la toxicidad de los parabenos y los fabricantes han descubierto que eso puede ser un buen argumento de venta y han sustituido a estos químicos. La preocupación radica en el hecho que estos conservantes no han sido probados a largo plazo, y que algunos parecen más nefastos que los parabenos.

COMPONENTES A EVITAR

• Los parabenos: son conservantes de largo espectro, y se sospecha que puedan ser cancerígenos. Existen estudios pero no a largo plazo. Provocan alergias, envejecimiento de la piel al sol, y su capacidad a penetrar dentro del organismo es tal que pueden interferir con receptores hormonales y perturbar nuestro equilibrio endocrino.

• Los PEG y PPG: PEG-6, PEG-8,… La cifra indica el peso molecular del componente. Encontramos muchos PEG en cosméticos como agentes tensioactivos, detergentes, emulsifiantes, revitalizantes o hidratantes para la piel. Su fabricación es muy contaminante, no biodegradable e inflamables, así que contaminan duramente el medioambiente. Contienen también muchas impurezas y materiales pesados, reconocidos como cancerígenos y alérgenos. Totalmente desaconsejado para pieles irritadas o cortadas.

EDTA: Disodium EDTA, Tetrasodium EDTA, … Utilizado como un estabilizante, el EDTA, interactuando con metales pesados, puede fijarse dentro del organismo. También contamina el agua a largo plazo ya que las estaciones de depuración con carbón no lo filtran.

• Las siliconas: Dimeticona, Phenyl Trimethicone, … Las siliconas contaminan mucho el medio ambiente y desconocemos sus efectos a largo plazo. Además, utilizado en champús, la Dimeticona solo actúa como una funda sobre el cabello sin cuidarlo, como un paraguas. Para de utilizar tu champú si lleva siliconas, verás rápidamente la diferencia en tu pelo.

SLS: Sodium-laureth-sulfate o Sodium-lauryl-sulfate, el SLS es tan potente que solo se utilizaba en los productos de limpieza industrial. Ahora está también en nuestros champús… Un uso frecuente puede tener graves consecuencias (elimina la protección de la piel, debilita el cuero cabelludo, provoca alergias e irritaciones…). El organismo también puede absorberlo y actúa como un perturbador hormonal, puede causar una bajada de fertilidad e incluso la menopausia. Se considera como cancerígeno para las mujeres y su uso está especialmente desaconsejado para niños.

• El perfume: es una mezcla de varios productos, químicos o naturales. El problema es que el fabricante no está obligado a dar su composición. Pueden causar alergias o síntomas asmáticos. Es la segunda causa de alergias según los dermatólogos.

• Los nitrosaminas: formados a base de los nitratos, fertilizantes. Cuando sustancias reaccionan entre ellas para formar nitrosaminas, una cadena peligrosa y potencialmente cancerígena se forma.

Formaldehyde: Chlorphenesin, Chloroxylenol, … Estos componentes liberan de forma lenta y continua pequeñas cantidades de fomaldehyde usado como conservante. El formaldehyde es conocido por ser cancerígeno, pudiendo causar irritaciones o alergias incluso con poca cantidad.

DEA: Cocamide DEA, Lauramide DEA, … Utilizados para ajustar el pH de los productos cosméticos, peligrosos cuando se hace un uso prolongado: irritaciones, nitrosaminas, cáncer de la piel…

Colorantes Azoicos: CI 19140, CI 17200, … Son derivados del alquitrán. Se sospecha que son cancerígenos y multiplican por 5 el riesgo de padecer cáncer de mama. Son potencialmente alérgenos y pueden causas dificultades de concentración en los niños.

• El Methylisothiazolinone (o MIT): conservante autorizado hasta una concentración máxima de 0,01%, el MIT sustituye a los parabenos. Sin embargo, es seguramente más peligroso. Puede provocar alergias, irritaciones, eczema, hasta molestias respiratorias porque es muy volátil. Es reconocido por ser citotóxico (toxico para las células del cuerpo).

Realmente, la solución a toda esta industria es leer cada etiqueta (y sí, ¡lo hacen pequeño para que no lo leas!), limitar la cantidad de cosméticos que utilizamos, e utilizar productos de calidad, con certificación ecológica.

Ningún comentario aún.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar