Apreciado Barack Obama, por favor deje de comparar a los terroristas con el cáncer.

En su último discurso delante de las Naciones Unidas el 24 de septiembre, nuevamente ha utilizado la metáfora del cáncer para cualificar el estado islámico autoproclamado.

“Vamos a actuar todos juntos para rechazar el cáncer de la violencia extremista”.

Y no es la primera vez, ya que el 20 de agosto dijo “Debe haber un esfuerzo común para vencer este cáncer para que no se difunda” y el 10 de septiembre “Necesitaremos tiempo para erradicar un cáncer como el estado islámico”.

Hay actualmente millones de personas que padecen o han padecido cáncer, entre los cuales su servidora. Cada año, más de 14 millones de personas en el mundo se ven afectadas más de 8 millones de personas mueren de esta enfermedad.

Así que por favor, Señor Obama, evítenos el sufrimiento adicional de albergar en nuestros cuerpos doloridos el mal absoluto, la barbarie inmunda para la cual la vida humana no tiene ningún valor.

Ningún comentario aún.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar