¿Qué es la micro-inmunoterapia?

A pesar de ser poco conocida, la microinmunoterapia lleva más de 35 años aplicándose en el mundo con muy buenos resultados. Su historia empieza en 1967 cuando el Dr. Maurice Jenaer comprueba que al administrar ADN y ARN altamente diluido y dinamizado a pacientes con cáncer se estimulaba su sistema inmune. A partir de ahí, numerosas investigaciones y trabajos posteriores darían lugar a todo un sistema terapéutico que permite hoy tratar las patologías colaborando con el sistema inmunitario.

El sistema inmunitario

Muchas veces las enfermedades están provocadas por microbios (bacterias, virus, hongos), por agentes exteriores (por ejemplo los alérgenos) o por el propio organismo (cáncer, enfermedades auto-inmunes, etc.).

Para defendernos contra estas agresiones, nuestro organismo dispone de una herramienta eficaz: nuestro sistema inmunitario. Así pues, a la mínima señal de agresión, los mensajeros de nuestra inmunidad natural, las cotoquinas (interleuquinas, interferones, factores de crecimiento…) circulan en concentraciones fisiológicas entre las células para coordinar nuestras defensas.

Sin embargo, puede que nuestro sistema inmune fracase en su tarea de defendernos contra los agentes patógenos y necesite apoyo; es aquí cuando se puede recurrir a la micro-inmunoterapia.

La micro-inmunoterapia

Los tratamientos de micro-inmunoterapia son medicamentos homeopáticos destinados a sostener y regular el sistema inmune; están compuestos por citoquinas y ácidos nucleicos (ADN, ARN, SNA) preparados en diluciones homeopáticas como apoyo a las defensas naturales de nuestro organismo y con el objetivo de restablecer la función inmunitaria.

El orden secuencial de las cápsulas es el que mejor reproduce los mecanismos fisiológicos de nuestro organismo. Además, la toma por vía sublingual permite la perfecta transmisión de la información al circuito linfático, particularmente denso en esta zona.

Tambien te puede interesar