Introducción a la homeopatía

Mientras sigue la polémica sobre si funciona o no la homeopatía, que si es un placebo o un tratamiento de fondo, la realidad es que comparada con la medicina tradicional, la homeopatía es muy barata, y probablemente haya intereses… Yo he comprobado la eficiencia de  la homeopatía conmigo, con niños y con animales (en los animales las respuestas son muy rápidas ¡y aquí no puede haber placebo!).

Existe mucha gente sufriendo, y tomando tratamientos pesados, que seguramente podrían verse aliviados si combinarán homeopatía con sus tratamientos de medicina tradicional. Nadie se cura de una enfermedad grave con homeopatía; la homeopatía viene apoyar el tratamiento porque toma en cuenta a la totalidad del individuo con independencia de lo que es la enfermedad. Algunos oncólogos recomiendan ya que los pacientes complementen el tratamiento de la medicina convencional con acupuntura o con homeopatía. De hecho, existe la figura del oncólogo homeópata en España.

Es necesario consultar a un homeópata y/o un farmacéutico para determinar el tratamiento adecuado, pero os propongo una información básica para entender el funcionamiento de la homeopatía.

Qué dilución escoger

Diluciones bajas: 5 o 7 ch. Se utilizan para tratar situaciones agudas, con síntomas físicos concretos (fiebre, anginas, otitis, dolor de cabeza, etc.).

Diluciones medias: 9 o 15 ch. Si los síntomas concretos, agudos o no, se acompañan de varios síntomas, características y de la tipología del remedio.

Diluciones altas: 30 ch. Este tipo de diluciones deberían ser prescritas por un homeópata ya que actúan sobre el fondo  psicológico del individuo. En el caso de que un remedio concreto haya sido administrado en diluciones medias con anterioridad y se haya observado una clara mejoría, puede tomarse una dosis del remedio, en diluciones altas, si todavía persiste, aunque débilmente, alguno de los síntomas.

Cómo se administra

– Tanto los gránulos, como los glóbulos y las gotas, deben depositarse bajo la lengua para su correcta absorción.

– Debe mantenerse la boca limpia de comida, bebida y nicotina y distanciarse de estos consumos un mínimo de 15 o 20 minutos.

– El mentol contenido en algunos dentífricos altera la absorción de los remedios homeopáticos, por lo que se aconseja la compra de una pasta de dientes exenta de esta sustancia.

– La pomada se aplica igual que cualquier otra pomada de la medicina tradicional.

– El jarabe se toma en dosis con una cuchara sopera.

– La Tintura Madre se diluye en un vaso de agua, ya sea para enjuagues o limpiezas.

Con qué frecuencia se toma el remedio

– Los remedios homeopáticos se toman sólo mientras persiste la dolencia o síntoma. A medida que estos mejoran deben espaciarse las tomas hasta finalizar el tratamiento cuando los síntomas desaparezcan.

– En casos agudos, muy dolorosos, debe tomarse cada 15 minutos, e ir ampliando el tiempo en la medida en que se mejore el estado.

– Si no se observa mejoría con los remedios escogidos, debe detenerse el tratamiento y acudir a un homeópata, médico o Centro de Salud.

– Para casos no agudos basta con tomar dos veces al día, mañana y noche, los remedios adecuados.

– Para síntomas psicológicos, basta con tomar el remedio una vez al día, incluso a la semana o al mes, pero siempre será mejor que esta decisión la tome un Homeópata.

0 Comentarios

Tambien te puede interesar