La historia de una superviviente al cáncer de mama a través de divertidas fotos

Aniela McGuinness con 32 años, es una actriz y comediante de Florida, Estados Unidos, quien hace más de un año fue diagnosticada con cáncer de mama en etapa 1 debido a la mutación BRCA 1, lo que provocó que tuviera que someterse a una mastectomía doble. Sin duda el simple hecho de leerlo y escucharlo suena terrible, pero Aniela quiso darle un giro a esto y documentó todo el proceso a través de fotografías llenas de humor.

Aniela atravesó uno de los momentos más complicados de su vida, cuando en julio de 2013, su madre murió víctima de un cáncer ovárico. Seis meses después, Aniela es diagnosticada con cáncer de mama, justo tres días antes de haberse programado para una mastectomía doble preventiva, así que el todo estaba listo, no había porque esperar más, era el momento perfecto para arrancar con el tratamiento.

Al tener antecedentes de cáncer, la recomendación de los médicos no fue sólo la mastectomía y las sesiones de quimioterapia, sino también la extirpación de los ovarios y las trompas de falopio, ya que después de ver la batalla de su madre, está consciente de que no vale la pena arriesgarse.

Antes de arrancar con esto, Aniela investigó el tema en internet, y los resultados fueron deprimentes, al buscar “mastectomía” en Google, las imágenes son desgarradoras. Por ello, Aniela decidió cambiar todo esto y no dejarse intimidar, ya que sabia que podía ayudar a otras personas por medio de su experiencia.

Así surgió “My Breast Choice”, un proyecto que nos muestra los detalles de la batalla de Aniela contra el cáncer de mama, pero desde una nueva perspectiva, porque Anelia no quería causar lástima, sino demostrar que con un buena actitud, todos los problemas son más sencillos de atravesar.

Por medio del humor y la honestidad, Anelia nos ha presentado dentro de su canal de YouTube y su perfil en Instagram, detalles de su tratamiento previos a la cirugía, los dolores que enfrentó, así como su decisión de no reconstruirse los pezones. Todo el proyecto explora el impacto que puede tener el cuerpo de una mujer al enfrentar un cáncer de este tipo, porque según explica Anelia: “el daño no sólo es físico, también es en el alma“.

Como parte de este proyecto, contrató un estudio de fotografía para hacer una sesión que retratara las diferentes etapas de su tratamiento. En total son cuatro fotos con una carga emotiva matizada con humor. En la primera foto, Anelia está caracterizada como la mítica y famosa imagen de Rosie the Riveter, que fue tomada antes de la cirugía con la intención de servir de recordatorio de cómo estaban sus senos.

En la segunda imagen, ya después de la cirugía, Anelia se disfrazó de la novia de Frankenstein, donde las únicas cicatrices reales, son las que tiene en cada seno.

Ya para la tercera imagen, las sesiones de quimioterapia habían terminado, había perdido todo el cabello y se había sometido a unas terapias de expansión de tejido, lo que provocó que sus senos se sintieran duros y a punto de explotar, por lo que decidió caracterizarse como un maniquí, debido a como se sentía en ese momento.

Finalmente, la cuarta imagen llega cuando fue declarada libre de cáncer, así que era el momento de la reconstrucción, que contrario a lo que todas las mujeres deciden, Anelia no quiso que le reconstruyeran los pezones, en cambio decidió optar por pezones de silicona que se pegan y despegan de acuerdo a los gustos de cada persona.

A pesar de Anelia ya no tiene cáncer, el proyecto de “My Breast Choice” no ha terminado, el siguiente paso es grabar un documental, por lo que ha lanzado una campaña de financiación en GoFundMe, además de que se presenta en diversos foros para hablar de su experiencia a través de una obra cómica que lleva por nombre “I don’t have cancer”, además de que está participando en diversas exposiciones acompañando su ya famosa sesión de fotos.

Ningún comentario aún.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar