¡TODOS TENEMOS CELULAS CANCERIGENAS!

 

Las células cancerígenas aparecen entre 6 y hasta más de 10 veces en la vida de cada individuo.

 

Cada persona posee células cancerígenas en el cuerpo. Estas células cancerígenas no aparecen en los pruebas estándares hasta que se multiplican en algunos billones. Cuando los doctores dicen a sus pacientes con cáncer que ya no encontraron células de cáncer en sus cuerpos después de tratamiento, esto significa que los exámenes no pueden detectar estas células en su tamaño detectable.

Cuando el sistema inmunológico de una persona es fuerte, este destruye las células cancerígenas y previene su multiplicación y la formación de tumores. Cuando una persona tiene cáncer, esto indica que tiene múltiples deficiencias nutricionales, que pueden ser genéticas, ambientales, alimenticias o debidas al estilo de vida.

Una forma de combatir la múltiple deficiencia nutricional, es cambiando la dieta: cortando el azúcar –auténtico carburante de las células cancerígenas-, la lecha animal –que causa mucosa, especialmente en el tracto gastro-intestinal-, reduciendo el consumo de carne, y potenciando legumbres, fruta y verdura fresca.

El cáncer es una enfermedad de la mente, cuerpo y espíritu. Un espíritu positivo ayuda al enfermo de cáncer a sobrevivir. La ira, el rencor y el resentimiento ponen al cuerpo en un ambiente ácido y de tensión. Aprendamos a tener un espíritu de amor, gratitud y perdón.
Aprende a relajarte y a disfrutar de la vida.

Tambien te puede interesar