La epidemia de la mujer fumadora

La incidencia del cáncer de pulmón en la población femenina está ahora entre el 10% y el 15%. Los expertos afirman que se está empezando a vivir una ‘epidemia de la mujer fumadora’ porque en los últimos diez años se ha triplicado el cáncer de pulmón

Hace una década la incidencia de este cáncer en mujeres era del 5%, mientras que en la actualidad se sitúa entre un 10% y un 15% como consecuencia de la incorporación más tardía de la población femenina al tabaco. El cáncer de pulmón en la mujer, se diagnostica a una edad cada vez más temprana y aunque la media de edad en la que aparece esta enfermedad,  son los 60 años, cada vez son más las mujeres de entre 35 y 40 años que se ven afectadas por este tumor.

Según Ana Blasco – representante de la Asociación para la Investigación de Cáncer de Pulmón en Mujeres (ICAPEM)-, de los cerca de 25.000 nuevos casos de cáncer de pulmón que se diagnostican en España cada año, un 20 por ciento se produce en mujeres.

Esta elevada incidencia, asociada al pronóstico adverso de este tumor y a su elevada mortalidad,  según apunta Ana Blasco, “hará que en los próximos años, sea la primera causa de muerte por cáncer en mujeres por delante del cáncer de mama y de colon”.

El 90% de los casos de cáncer de pulmón ocurre en personas que fuman. El humo de los cigarrillos contiene químicos que dañan la estructura genética (ADN) de las células y el daño en el ADN hace que las células se vuelvan cancerígenas.

No importa cuánto una persona fume, incluso alguien que fume un cigarrillo al día tiene mayor riesgo de tener cáncer de pulmón que un no fumador. Cuanto más fuma una persona, mayor es su riesgo. Al dejar de fumar, el riesgo empieza enseguida a disminuir.

Los estragos causados por el tabaco se hacen notar unos 40 años después. Las mujeres jóvenes que empezaron a fumar masivamente en los años 70/80 alcanzan ahora una edad de riesgo elevado. Este boom de cáncer de pulmones es el resultado de las estrategias puestas en marcha en los años 1930 por parte de la industria tabacalera para conquistar el mercado femenino. Para seducirlas, los fabricantes difundieron la idea de que el tabaco era un símbolo de libertad para las mujeres. Este marketing  dirigido se ha proseguido con los cigarrillos mentolados, paquetes más finos o “light” que sugieren (falsamente) menos toxicidad. Cabe destacar que este plazo de 40 años se hace cada vez más corto debido a las múltiples agresiones que recibe nuestro cuerpo a nivel alimentario y medio ambiental.

El profesor Henri Joyeux subraya un hecho importante: la capacidad respiratoria de la mujer es 50% inferior a la del hombre. Con lo cual, una mujer que “fuma poco” debe multiplicar por dos su consumo para tener una idea más real de lo que realmente está inhalando.

Pero fumar en la mujer, cuando lo asocia a anticonceptivos orales que combinaban un estrógeno y un progestágeno (lo que llamamos “píldora”), tiene otros efectos:

–          El riesgo de accidente cardiovascular se multiplica por 20

–          Las fumadoras que toman píldora tienen 8,8 veces más riesgos de sufrir un trombo que no fumadoras que no toman la píldora.

–          El riesgo de accidente vascular cerebral es 5 veces más elevado en mujeres que fuman y toman contracepción oral.

–          El riesgo de infarto del miocardio se multiplica por 11 para las fumadoras y por 87 cuando se asocia tabaco y píldora.

Además, uno de los factores que más inciden en el cáncer de vejiga es el tabaco, porque la nicotina, el alquitrán y otras sustancias tóxicas que contienen los cigarrillos “permanecen muchas horas en la vejiga mientras dormimos”.

Los estudios demuestran que con un diagnóstico precoz la tasa de supervivencia mejora sustancialmente y que alcanza índice de curación del 70%. Los expertos recuerdan que la prevención juega un papel fundamental y que el tabaco es uno de los factores de riesgo más prevalentes, ya que el 90% de los pacientes que padecen esta enfermedad están en relación directa con el tabaquismo, son pacientes fumadores o ex fumadores.

Resulta difícil detectar el cáncer de pulmón, pero esos podrían ser síntomas para consultar:

–          Haber fumado o fumar,  haber estado en contacto con amianto, sílice, berilio, derivados del cromo o del níquel, alquitranes…

–          Tos persistente y tenaz. Consultar primero a tu médico de atención primaria que buscará el origen de esta tos.

–          Si uno escupe sangre, le falta el aliento, pierde peso sin motivo aparente, tiene dolor en el pecho, o se le altera la voz también debe consultar enseguida.

–          Otra forma de detectar tumores en los pulmones es la radiografía pulmonar. Permite visualizar una masa superior a 1 cm en los pulmones. Si eres fumador o has fumado, pide una revisión cada año  a la más mínima alerta, tu médico decidirá después si hay que realizar exámenes adicionales.

Cuida de tu salud, cuida de tu cuerpo. Deja de fumar ya, y ayuda a los que quieres a dejar de fumar. Para ver todas las cosas buenas que pasan cuando dejas de fumar, te invito a consultar este post: http://www.hierbaverde.com/cuidar-de-si-mismo/lo-que-ocurre-en-tu-cuerpo-cuando-dejas-de-fumar/

 

(fuentes: estudio MEGA, OMS, Annals of Oncology,Harvard.edu)

Tambien te puede interesar