¿Qué es un ganglio centinela y cómo te afecta si tienes un tumor?

Localizado en primera línea después del órgano afectado, este ganglio es el testigo importante de una posible extensión del cáncer. Aquí va una corta explicación.

Repartidos a lo largo del trayecto de la circulación linfática, los ganglios filtran la linfa (líquido incoloro compuesto de glóbulos blancos, proteínas, grasas y sales. Se transporta desde los tejidos hasta la sangre a través de los vasos linfáticos). Presentes en todo el organismo, ocupan pues un lugar estratégico que un urólogo sudamericano decidió explotar en los años 90. ¿Su idea? Analizar el ganglio más cercano al tumor para detectar una posible diseminación de las células cancerígenas. Desde entonces, esta técnica del “ganglio centinela” se utiliza para cáncer de mama en caso de tumor único de tamaño inferior o igual a 30 mm, pero también para cáncer de vulva y melanomas. En el caso del cáncer de pecho, permite también evitar vaciar la axila inútilmente y limita los riesgos de linfedema. También ayuda a los médicos a determinar el tratamiento apropiado.

Para identificar el primer ganglio (o los primeros) que filtra la linfa desde el pecho afectado (por ejemplo), los médicos disponen de dos productos para inyectar en la zona de la areola. Estos “marcadores” migran mediante los canales linfáticos del pecho, y se concentran en los ganglios centinela auxiliares. Se administra en vísperas de la intervención, y el primer producto emite una radiación que convierte los ganglios centinela en ligeramente radioactivos. Dos horas después de la inyección del producto, el médico puede visualizar el ganglio en la axila. En quirófano, antes de retirar el tumor, el cirujano buscará la “zona” radioactiva para una sonda.

Con el fin de mejorar la detección, puede inyectar después, un segundo producto que colorea los ganglios centinela, guiado por el colorante y la sonda de detección radioactiva, el cirujano puede retirarlo. Hoy en día, los equipos con mucha práctica ya no necesitan este doble marcaje y algunos ya dejaron el colorante debido a los (muy bajos) riesgos de choque alérgico.

Tras haber retirado el tumor, el cirujano extrae de 1 a 3 ganglios centinela (la cantidad varía en función de varios criterios, como la edad de la paciente). Puede pedir una analítica inmediata en laboratorio y espera los resultados para seguir con la intervención, o acaba la intervención y visita a la paciente tres semanas más tarde con los resultados.

Si el ganglio centinela es negativo (80% de los casos), la paciente puede dar la cirugía por acabada, y empezará un tratamiento de radioterapia, quimioterapia u hormonoterapia. Si el resultado es positivo, se podría plantear vaciar la axila (una decena de ganglios), aunque ésta no es una decisión automática.

Ningún comentario aún.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar