Avances de la nanomedícina en el campo oncológico

Una empresa española –Endor- crea un nuevo activo basado en la nanomedicina capaz de reconstituir la vida celular en la piel. La compañía ya trabaja en la aplicación médica de esta nueva tecnología para tratar los efectos secundarios de la quimioterapia sobre la piel

Endor utiliza la nanotecnología -una de las ciencias con mayor potencial para crear nuevos y revolucionarios productos-, y en la que son reconocidos a nivel internacional por sus aportaciones regeneración de tejidos y en oncología, donde el objetivo es encontrar una forma de tratar eficazmente distintos tipos de tumores. Actualmente su nuevo fármaco se encuentra en fase pre clínica. En ratones ha demostrado un nivel de eficacia superior al de la quimioterapia pero sin efectos secundarios. Se trata de una investigación a largo plazo que la compañía espera trasladar a pacientes en el plazo de tres años.

Sus investigadores han conseguido crear unas nanoesferas capaces de activar una respuesta biológica clave para regenerar tejidos en general, y piel en particular. Aplicadas sobre las células, dichas nanoesferas inducen a éstas a moverse, reproducirse y a mejorar su creación de matriz extracelular, que es el medio en el que viven y a través del cual reciben los nutrientes desde el interior del organismo. Se trata de tres fenómenos biológicos clave para la vida celular.

La primera aplicación real de esta tecnología acaba de ver la luz. Este tratamiento dermocosmético induce un incremento de la densidad interna de la piel de un 300% en las capas internas: señal de que el tratamiento aumenta la producción de colágeno y ácido hialurónico, no ya en estudios in vitro sino medido en una aplicación real sobre el cuerpo humano. La reducción de arrugas llega hasta un 56%, mejora la rugosidad y atenúa la intensidad de melasmas y manchas.

Las aplicaciones de la investigación de ENDOR para la regeneración de la piel no se detiene en la cosmética. Actualmente se está investigando un nuevo tratamiento médico para tratar la mucositis oral producida por la quimioterapia. Se trata de un efecto secundario que afecta al 50% de los pacientes oncológicos para el que actualmente no existe un tratamiento específico y que afecta gravemente a su calidad de vida.

La empresa está centrando sus esfuerzos en avanzar en el desarrollo de un tratamiento para tumores sólidos y en crear nuevos tratamientos dermatológicos y cosméticos. Su labor investigadora, que comprende el 60% de su presupuesto anual, les ha valido para obtener el Premio Senen Vilaró 2014 a la Mejor Empresa Innovadora concedido por la Universidad de Barcelona.

Ningún comentario aún.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar