Cáncer de mama: oncólogos y pacientes denuncian retrasos en la comercialización de fármacos

“Pasan muchos meses” hasta que un medicamento, ya fuera de ensayo, llega al alcance de los pacientes, aseguran.

Los médicos especializados en el cáncer de mama y las pacientes que sufren esta enfermedad han denunciado hoy lunes que se están produciendo retrasos de hasta dos años en la comercialización de nuevos fármacos, una vez concluidos los ensayos clínicos en los que participan oncólogos y pacientes españolas.

Es una denuncia que han querido plasmar médicos y pacientes ante el Día Internacional del Cáncer de Mama, que se celebrará el próximo día 19, en el que subrayarán que “la solución no es recortar, sino reformar racionalmente y no es gastar menos, sino gastar mejor”.

Estas son algunas de las afirmaciones que la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) recoge en el manifiesto de este año, en el que se defiende la investigación “para disponer de los medicamentos contrastados como más adecuados y útiles y para avanzar en la corrección de los efectos adversos de la enfermedad”.

Un manifiesto que han rubricado, además de la presidenta de la federación, Roswitha Britz; el portavoz del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), José Enrique Alés; la portavoz del comité científico del grupo Solti de investigación en cáncer de mama, Eva María Ciruelos, y el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica, Juan Jesús Cruz.

Todos ellos han destacado el trabajo de los investigadores españoles y la calidad del mismo ya que, según Alés, contribuyen a cambiar los estándares de tratamiento de las mujeres.

“La investigación en España es muy buena y quien quiere hacer un estudio clínico busca a nuestro país para desarrollarlo. Gracias a los pacientes y médicos españoles que participan en los ensayos cambiamos el estándar de tratamiento y el pronostico de los pacientes”, ha incidido Ciruelos.

Esos pacientes a estudio son los primeros que se benefician de las nuevas alternativas, pero después, cuando concluye el ensayo clínico con el nuevo fármaco, que genera “una expectativa estupenda”, según Ciruelos, se encuentran con la realidad.

Y la realidad es que “pasan muchos meses” hasta que este fármaco, ahora ya fuera de ensayo, llega al alcance de los pacientes que no participan en el estudio.

“Tenemos, en los últimos años, un decalaje enorme debido a la crisis. Hemos pasado de ser un país donde las nuevas investigaciones se incorporaban de forma rápida y se ponían a disposición de médicos y pacientes a ser uno de los países con mayor retraso”, señala Alés, quien ha asegurado que algunos de estos fármacos nuevos llegan a España dos años después que en otros países europeos.

Esta situación supone un riesgo, según Alés, y es el de que “la investigación clínica debido a ese decalaje se vaya de España en mayor o menor medida”. Pero existen otras “trabas” para el acceso a estos nuevos fármacos, una vez ya aprobados por el Sistema Nacional de Salud y con un precio fijado.

Según el doctor Cruz, tras la aprobación, estos fármacos tienen que pasar “los filtros de cada comunidad autónoma y de cada hospital”, y eso hace que algunos de estos medicamentos no estén disponibles en toda España.

“Hay diferencias entre comunidades, entre centros e incluso en la misma comunidad y eso es algo que no deberíamos consentir porque el paciente debería tener el mismo acceso a fármacos y a ensayos, independientemente de dónde viva”, ha advertido Ciruelos.

Esta cuestión ha sido denunciada también por médicos y pacientes, el que una persona no pueda participar en un ensayo clínico que se realiza fuera de la comunidad en la que resides.

La federación de pacientes ha pedido que se prescriban los fármacos más adecuados para cada paciente, porque “no hay pacientes estándar, ni tratamientos estándar”.

“La innovación y la investigación clínica -ha proseguido Britz- permitirán avanzar en el tratamiento individualizado en oncología. Nos preocupa que las dificultades presupuestarias pudieran repercutir en retrasos en el acceso a la innovación a los pacientes oncológicos”.

Los pacientes insisten en que los resultados económicos no pueden anteponerse a los beneficios del paciente -“no es negociable la calidad de los diagnósticos y de los tratamientos”.

LaVanguardia, 14/10/2013

Tambien te puede interesar