Emociones y sentimientos al recibir un diagnóstico de cáncer

Negación, miedo, ira, aislamiento social, bloqueo, desesperanza son los principales sentimientos que experimentamos las personas al recibir un diagnóstico de cáncer. Estas emociones provocan bloqueos en el pensamiento y dificultan aún más asimilar y comprender la información proporcionada por el equipo médico. Necesitaremos tiempo para digerir la noticia y entender lo que implica tanto el diagnóstico como el tratamiento para el enfermo y su familia.

Y es que asimilar al cáncer y sobrellevar esa situación es posible pero depende de factores médicos, socioculturales y personales. En este sentido, disciplinas como la psicooncología o los grupos de afectados de cáncer para gestionar las emociones son eficaces.

Estas disciplinas nos ayudan a manejar el estrés, cambiar de actitud y percibir de distinta manera la situación. A ello hay que sumarle las estrategias de afrontamiento adaptativo óptimo, es decir, con la ayuda de un especialista, favorecer la autoestima, el refuerzo y los objetivos realistas a lo largo de la enfermedad.

LOS TRATAMIENTOS: MOMENTOS DE MÁS TRANQUILIDAD

Durante los tratamientos es el momento en el que se está “más tranquilo” a nivel emocional, si bien una vez dado el alta los pacientes solemos experimentar distintos estados de ánimo como la soledad, el desánimo, baja autoestima y desconcierto por un futuro incierto. “Hay un antes y un después. Vuelvo a casa y no soy la misma persona”, comentamos muchos pacientes, quienes dudamos por nuestro futuro, por nuestra calidad de vida y por si podremos volver a trabajar o no. Es en esta fase donde se producen más bajas por ansiedad y depresión.

El impacto emocional que sufre el paciente desencadena otras escenas tanto en la misma persona como en los de su alrededor, entre ellas, la percepción de la muerte a corto plazo, el miedo a morir solo, la pérdida de su rol respecto a otros, así como la impotencia, la sobreprotección o la culpabilidad por parte de los allegados.

Si te encuentras mal, si sientes que tus miedos y tus emociones te están superando, no tardes ni esperes: pide ayuda. Consulta con tu hospital y pide visitarte con el psicooncologo. No eres una persona rara ni débil, sino que necesitas ayuda y soporte en un momento importante y complicado de tu vida.

2 Comentarios

  1. Isabel

    Hola yo quisiera poder no sentir miedo y no sentirme sola, enferma y deprimida pero es difícil la semana pasada fue mi primer quimioterapia… Saludos

    • hierbaverde

      Todas las personas que pasamos por el cáncer tenemos miedo. Miedo a decepcionar, miedo a sufrir y claro miedo a morir. A mí me ayudó mucho hablar con otros pacientes, porque estamos pasando por lo mismo, no nos conocimos antes de la enfermedad y resultaba muy cómodo y fácil hablar. Compartir nuestos estados de ánimo con nuestro entorno puede ser complicado, y esta vía ayuda mucho.
      Habla con tu hospital, seguro que tienen un grupo.
      Suerte, un abrazo.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar