El cáncer nos marca de por vida: los pacientes demandan mejoras.

Actualmente existen en España alrededor de un millón y medio de supervivientes de cáncer, personas que necesitan reincorporarse a su vida cotidiana tras los tratamientos y que ven como la vuelta a la rutina está repleta de obstáculos.

El diagnóstico de un cáncer es un antes y un después en nuestra vida ya que ésta cambia radicalmente. La enfermedad nos deja secuelas físicas, psicológicas, emocionales, sociales, laborales, necesidades difíciles de abordar y que en muchas ocasiones no están cubiertas. Por eso decimos que “el cáncer nos marca de por vida”. A los pacientes y a nuestros familiares, a nuestros amigos, todos los seres queridos que han convivido con el cáncer compartiendo cada etapa con nosotros.

El cáncer marca nuestra salud, sujeta desde entonces a constantes revisiones, marca nuestras emociones, generándonos sentimientos contradictorios, muy intensos, sintiendo el miedo a la recaída e incluso soledad e incomprensión. Marca nuestra manera de ver las cosas y a las personas que nos rodean, cómo nos relacionamos y como aprovechamos cada momento. Marca nuestras capacidades para volver a trabajar y por tanto, nuestra economía. Marca nuestro físico, con cicatrices que nos recuerdan todo lo vivido.

Sí, el cáncer es una enfermedad que viene y no se va, porque siempre nos recuerda que está o ha estado ahí. De ahí que en esta campaña se haga un símil entre el cáncer y un tatuaje. Ambos son para toda la vida y aunque los intentes borrar, dejan huella.

Esta campaña se ha realizado gracias a la colaboración de 18 pacientes de diferentes patologías, que han querido enseñar su cuerpo “tatuado” con el cáncer que les ha tocado afrontar.

Los pacientes demandan mejoras

La conmemoración de este Día Nacional del Superviviente de Cáncer sirve para reivindicar una serie de mejoras en la atención a los afectados y la eliminación de obstáculos que impiden la reincorporación a la vida normal de las personas que tienen o han tenido la enfermedad:

  • Aumento del tiempo de vigencia del carnet de conducir para las personas afectadas por un cáncer.
  • Igualdad en el acceso a los tratamientos para todos los pacientes oncológicos sin diferencias entre centros sanitarios ni comunidades autónomas y sin que la dispensación de estos se vea coartada por motivos económicos.
  • Que se ofrezca en los centros sanitarios públicos atención psicológica para los pacientes durante y después de los tratamientos, para ayudarles a recuperar la normalidad y sus relaciones afectivas y sociales.
  • Asesoramiento legal y social gratuito con el fin de ayudar a los afectados y sus familias en todos los procedimientos burocráticos a los que se tienen que enfrentar derivados del proceso oncológico.
  • Fomentar la protección laboral y la flexibilidad horaria en las empresas con el objetivo de facilitar a los afectados el cumplimiento de los tratamientos y la asistencia a citas médicas.
  • Mayor normalización social del cáncer en el lenguaje e información que ofrecen los medios de comunicación respecto a la enfermedad.
  • Reconocimiento del grado de discapacidad para los afectados que sufren efectos secundarios derivados de la enfermedad que acompañan al paciente de por vida.
  • Facilitar el acceso a los pacientes a ensayos clínicos y estudios médicos.
  • Agilización de las prestaciones sociales para la compra de material ortopédico, farmacéutico y ayuda en el domicilio

La exposición estará abierta al público hasta el viernes 19 de junio en el centro Utopic_Us, situado en la calle Colegiata número 9 de Madrid.

Fuentes: aecat, utopicus.

Ningún comentario aún.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar