¿Cómo nos sentimos en Navidad?

La Navidad no es para todo el mundo un momento de encuentro familiar entrañable. Se trata del momento del año en el que las personas se sienten más solas. El hecho de asistir desde fuera a la preparación de esta fiesta puede hacer más agudo este sentimiento de soledad.

¿Cómo mejorar nuestros sentimientos cuando la Navidad nos supone una fecha señalada por un acontecimiento trágico o una niñez difícil? O cuando acabamos de perder a alguien, de divorciarnos, de pelearnos con un miembro de la familia, o por supuesto cuando nos acaban de anunciar un cáncer… ¿Cómo sentir entonces esta ola de esperanza que inunda el mundo? Existen muchas maneras de vivir la Navidad de otra manera…

¿CÓMO ?

1. Conectándose a los demás.

Pasa tiempo con los demás: familia, amigos, colegas de trabajo, vecinos. Imagínalos como las bases fundamentales de tu vi da. Te enriquecen y te apoyan cada día más. Procura encuentros con personas que hace tiempo que no ves y que sabes que están en tu vida.
También puedes desempeñar acciones benéficas para Navidad. Muchas asociaciones distribuyen comidas de Navidad a los más pobres y a las personas más aisladas. Informarse en a los comedores sociales, Caritas, etc. Asociaciones como Handicap Internacional o Unicef también buscan voluntarios para ayudar y recaudar fondos en estas fechas.

2. Ser activo

Camina, corre, saca la bici, juega al futbol, cuida tu jardín, baila, encuentra una manera de mover tu cuerpo que te guste y te divierta. Cuando tu cuerpo está activo “fabrica alegría”.

3. Ser más consciente del momento presente

Se curioso/a, fíjate en las cosas bellas o poco habituales, disfruta el momento presente, sea un almuerzo con una amiga o caminar un rato en la calle yendo al trabajo. Permanece consciente de todo lo que te rodea y lo que sientes en tu cuerpo, tus emociones y tus pensamientos. Toma nota de lo que ha sido lo más importante de tu día. Es el momento ideal para cuidarte, dejar de aplazar tomar un baño relajante, comprar un nuevo libro o ver tu peli favorita.

4. No pares nunca de aprender

Prueba algo nuevo, apúntate a esta clase de baile, de cocina, de dibujo o a este coro. Párate a pensar un rato que te gustaría hacer, alcanzar, y da pasos hacia ello.

5. Haz algo para ayudar a un amigo, incluso un extraño

Sonríe en el metro, en la panadería, imagina tu felicidad personal como íntimamente ligada a la felicidad de la gente que te rodea. Hazle un favor a alguien, activa las zonas del placer de nuestro cerebro. Demuestra palabras de agradecimiento hacia los demás. Actúa tal y cómo te gustaría que actuaran contigo eso reconforta a ti mismo y a los demás.

La soledad no se sobrepasa pensando en ellos, sino eligiendo algo nuevo a crear dentro de tus relaciones con los demás.

Los demás no tienen la solución, la solución está en ti.

Y en esta Navidad, estéis lejos o cerca, os deseo que viváis estos momentos en un entorno de placer y hermosura.

Ningún comentario aún.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar