¿Qué hacer al recibir un diagnóstico de cáncer?

Al recibir un diagnóstico de cáncer, es imprescindible empezar a modificar sus hábitos alimentarios para apoyar al máximo los tratamientos tradicionales. De hecho, el cáncer es antes que nada el resultado de un terreno inflamatorio crónico, causa directa del desarrollo de nuevos vasos sanguíneos necesarios para el crecimiento de los tumores y de las metástasis (conocido como el fenómeno de angiogénesis) especialmente con los tipos de cáncer más agresivos.

Para empezar, cabe EVITAR absolutamente los alimentos que favorecen el crecimiento de tumores, los factores de inflamación y de proliferación:

• Evitar el AZUCAR que nutre el cáncer. Eso incluye el azúcar refinado, las harinas blancas refinadas. Hay que tener mucho cuidado con el azúcar oculto en platos preparados, zumos, etc. Conviene controlar el índice glucémico de cada alimento, sabiendo que en cuanto más cocinado está la fruta y la verdura, más sube su índice glucémico. Quizás algún@s de vosotr@s ya se hayan realizado un PET SCAN. Esta prueba consiste en inyectar al paciente una solución de glucosa (o sea azúcar) con un marcador radioactivo y pasándolo por el PET este recoge la radiación que en ese momento emite ya que los tejidos con proliferación maligna consumen mucho más azúcar.

• Apartar de su consumo las grasas malas: grasa quemada, grasas trans, aceites hidrogenados y sobre todo el exceso de ácidos grasos omega-6 (pro inflamatorios) en relación a los omega-3. En la práctica, priorizar los aceites vírgenes de primera presión en frío y peces pequeños grasos como las anchoas, los boquerones, las sardinas y la caballa.

• Excluir totalmente por supuesto tabaco y exceso de alcohol. Evitar la carne roja y los excesos de productos a base de leche de vaca. Restringir la toma de medicamentos al estrictamente necesario para disminuir la toxicidad. Para males del día a día, acudir a un naturópata diplomado, probar la acupuntura y la osteopatía.

Al contrario, se tienen que BUSCAR alimentos que van a desintoxicar el cuerpo, contrarrestar la angiogénesis, estimular la apoptosis (muerte) de las células cancerígenas, impedir la inflamación y entonces inhibir el crecimiento del cáncer.
Por ejemplo el cúrcuma asociado a aceite y pimienta (leer nuestro artículo sobre la cúrcuma), los omega-3, el té verde, el jengibre, la col, el brócoli, los frutos rojos y frutas de hueso (ecológicas)…

ESTIMULAR el sistema inmunitario con:

Vitamina D, que desempeña un papel clave en la activación de las defensas inmunitarias, es una hormona sintetizada en el organismo gracias a la acción de los rayos UVB del sol, a partir del colesterol. Es esencial mantener un nivel suficiente de vitamina D (buscar suplementos de vitamina D3 natural). Aprovechar las analíticas para pedir al médico que se mire el nivel de vitamina D, y dependiendo de las carencias utilizar suplementos a nivel de 1.000 a 4.000 UI/día.

• Realizar ejercicio físico, en la medida de lo posible caminar de forma rápida y regular, o una gimnasia suave.

• Tener un sueño reparador; utilizar melatonina pura si hay dificultades para dormir (1 mg una hora antes de acostarse).

• Aprender a gestionar el estrés y conseguir establecer una relación distinta a nuestro cuerpo, a nuestro ser (ej. Yoga, meditación, coherencia cardiaca, etc.). Darle mucha importancia a nuestro entorno afectivo, a sentirse respaldado, querido y no olvidar reírse un poco cada día.

0 Comentarios

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar