Lo que comes podría estar matándote

Hoy en día, uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres padecerá cáncer durante su vida, por lo que a todos nos afecta esta terrible enfermedad. Frente a esta epidemia, un grupo de investigadores independientes ha lanzado una investigación sobre la exposición de la población a través de su alimentación a sustancias químicas sospechosas de ser cancerígenas.

Entre julio y septiembre 2010, compraron en varias tiendas y supermercados alimentos no ecológicos que componen las típicas dietas de un niño de diez años.

Elaboraron así 4 comidas y un aperitivo siguiendo las recomendaciones europeas en materia de nutrición. O sea que se incluyeron 5 frutas y verduras, 3 productos lácteos y un litro y medio de agua. Una alimentación sin mucha grasa, ni sal o azúcar, con alguna golosina tal como consumen la mayoría de los niños.

Según los tipos de alimentos, se han buscado las siguientes sustancias:
• Dioxinas y furanos
• Sustancias ignífugas con bromo
• PCB similares a las dioxinas
• Elementos tóxicos
• Pesticidas

También se analizaron las posibles migraciones de plásticos alimentarios hacía los alimentos (ftalatos y BPA), aditivos problemáticos indicados en la composición del envasado de los productos, químicos y residuos de pesticidas en el agua del grifo.

DESAYUNO
Dieta: Té con leche (agua calentada en un hervidor de plástico), pan molde, mantequilla, mermelada, zumo de uva.
Análisis : 28 residuos entre los cuales 21 cancerígenos posibles, 3 cancerígenos demostrados y 19 perturbadores endocrinos sospechados.

 

APERITIVO
Dieta : una manzana.
Análisis : 6 residuos con 2 cancerígenos posibles y un perturbador endocrino.

COMIDA
Dieta: una ensalada variada (ensalada verde, tomate, atún); hamburguesa con judías verdes; baguette; uva.
Análisis: 33 residuos entre los cuales 17 cancerígenos posibles, 4 cancerígenos comprobados y 14 perturbadores endocrinos sospechados.

MERIENDA
Dieta : galletas industriales con fresa con un chicle (especial para niños).
Análisis: 5 residuos con 3 cancerígenos posibles y un perturbador endocrino. Para el chicle, 2 cancerígenos posibles y un perturbador endocrino.

CENA
Dieta: ensalada verde; salmón con arroz (servido en un plato en plástico alimentario); queso fundido (típico para niños); melocotón; pan.
Análisis: 84 residuos entre los cuales 5 cancerígenos posibles, 3 cancerígenos comprobados y 19 perturbadores endocrinos sospechosos.

Y todo el día, agua potable del grifo.

Así que aunque los límites legales para cada sustancia química tomada de forma individual no están excedidos, este estudio pone en evidencia que la realidad de la exposición de los consumidores a los contaminantes posiblemente cancerígenos y a los perturbadores endocrinos es preocupante, ya que es el resultado de un coctel de muchísimas sustancias.

Nadie valora los efectos de las sinergias inducidas por la ingestión de tales cocteles contaminantes, y el riesgo final para el consumidor probablemente se subestima.
Por precaución, los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las personas inmunodeficientes tendrían que dar un giro en su forma de alimentarse, privilegiando la alimentación de calidad, ecológica y de proximidad.

El estudio completo está disponible aquí.
http://www.menustoxiques.fr/index.html

Ningún comentario aún.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar