La cúrcuma, la especie anti cáncer

La cúrcuma se utiliza en la India desde miles de año en los curris, estas mezclas de especies que transforman los platos en sinfonías de sabores. Sin embargo, la cúrcuma no tiene casi sabor comparado al comino, el jengibre, la canela, y todas las otras especies que componen el curry. Y es precisamente no por su sabor sino por sus virtudes terapéuticas que las medicinas tradicionales chinas e indias lo utilizan desde hace miles de años.

Más recientemente, los científicos aislaron los principios activos de la cúrcuma, que llamaron curcuminoides. El principal es la curcumina. Entre todos los nutrientes, la curcumina es muy conocida por sus potentes propiedades anti cáncer y antiinflamatorias.

Como posiblemente sepa ya, la inflamación crónica es un factor subyacente en muchas enfermedades crónicas. Se ha demostrado que la curcumina influencia la expresión de más de 700 genes, lo que podría explicar sus numerosos beneficios sobre nuestra salud: anti cáncer, antiinflamatorio, antioxidante, disminuye el dolor del reumatismo y de la regla, estimula la digestión y es un antimicrobiano para curar heridas, úlceras y eczema.

Un estudio publicado en 2008 en la revista científica Cancer Prevention Research ha observado que la curcumina inhibe la movilidad de las células de cáncer de mama y su propagación.

En 2009, un estudio publicado en la revista científica Molecular Pharmacology observó que la curcumina inhibe el crecimiento de las células cancerígenas del páncreas, y aumenta la sensibilidad de las células a la quimioterapia.

Un estudio de 2009 ha llegado a la conclusión que la curcumina favorece la muerte celular de células de cáncer de pulmón.

Un estudio de 2010 subraya que la curcumina es capaz de orientarse específicamente hacía las células madres cancerígenas. También tendría una acción muy interesante en personas con cáncer cerebral.

¿Cómo puede la curcumina luchar contra el cáncer?

Estos últimos 30 años, los casos de cáncer han doblado en el mundo, y se estima que podrían triplicar de aquí a 2030. Así que la prevención del cáncer debería ser un objetivo para todos.

En India, donde la cúrcuma es muy utilizada para cocinas, la frecuencia de los 4 tipos de cáncer más habituales en España –colón, mama, próstata y pulmón- es 10 veces más débil.

De hecho, el cáncer de próstata, el más frecuentemente diagnosticado en los hombres europeos, es rarísimo en India, y este fenómeno se explica en parte al consumo de cúrcuma. Parece que el cúrcuma actúa contra el cáncer de varios modos:

  • Inhibe le proliferación de las células de los tumores,
  • Ayuda a su cuerpo a destruir las células mutantes para impedirles esparcirse por el cuerpo,
  • Inhibe la transformación de células normales en células de tumor,
  • Disminuye la inflamación,
  • Impide la creación de vasos sanguinos para alimentar el tumor,
  • Inhibe la síntesis de una proteína considerada como esencial para la formación de los tumores.

A pesar de los numerosos estudios llevados a cabo, los científicos piensan que el campo de acción de la curcumina es mucho más amplio que lo que conocemos a fecha de hoy. Como la inflamación desempeña un papel céntrico en casi todas las enfermedades crónicas, se sospecha que las virtudes antiinflamatorias de la curcumina podrían dar esperanza a millones de pacientes en el mundo.

¿Cómo asimilar correctamente la curcumina?

El cúrcuma que encontramos en tiendas no es muy rico en curcumina, y además la curcumina no es fácilmente asimilable por el cuerpo, ya que se elimina muy rápidamente.

 

Se recomienda siempre consumir cúrcuma con:

  • Un cuerpo graso como una cuchara de aceite
  • Pimienta negra, que ralentiza la eliminación de la curcumina por el cuerpo, lo que prolonga su eficacidad.

 

Es realmente fácil de añadirlo a nuestros platos de verduras, de sopas, de caldos, de arroz, etc.

 

 

Fuentes :

 

[1] Bharat B Aggarwal, Molecular Targets and Therapeutic Uses of Spices : Modern Uses for Ancient Medecine

[2] Site passeportsante.net consulté le 13/10/2014, Curcuma : faites le plein d’antioxydants

[3] ALEXIOS S. STRIMPAKOS, RICKY A. SHARMA, Comprehensive Invited Review : Curcumin: Preventive and Therapeutic Properties in Laboratory Studies and Clinical Trials, ANTIOXIDANTS & REDOX SIGNALING Volume 10, Number 3, 2008, Mary Ann Liebert, Inc., DOI: 10.1089/ars.2007.1769

[4] Kim HI,
Curcumin inhibition of integrin (alpha6beta4)-dependent breast cancer cell motility and invasion, Cancer Prev Res (Phila). 2008 Oct;1(5):385-91. doi: 10.1158/1940-6207.CAPR-08-0087.

[5] Li J,
Polyethylene glycosylated curcumin conjugate inhibits pancreatic cancer cell growth through inactivation of Jab1, Mol Pharmacol. 2009 Jul;76(1):81-90. doi: 10.1124/mol.109.054551. Epub 2009 Apr 24.

[6] Saha A,
Apoptosis of human lung cancer cells by curcumin mediated through up-regulation of “growth arrest and DNA damage inducible genes 45 and 153”, Biol Pharm Bull. 2010;33(8):1291-9.

[7] Fong D,
Curcumin inhibits the side population (SP) phenotype of the rat C6 glioma cell line: towards targeting of cancer stem cells with phytochemicals, Cancer Lett. 2010 Jul 1;293(1):65-72. doi: 10.1016/j.canlet.2009.12.018. Epub 2010 Jan 20.

[8] Jurenka J. S., Anti-inflammatory Properties of Curcumin, a Major Constituent of Curcuma longa : A Review of Preclinical and Clinical Research, Alternative Medicine Review, Volume 14, Numéro 2, 2009

[9] Bharat B. Aggarwal, Potential therapeutic effects of curcumin, the anti-inflammatory agent, against neurodegenerative, cardiovascular, pulmonary, metabolic, autoimmune and neoplastic diseases, The International Journal of Biochemistry & Cell Biology 41 (2009) 40–59

[10] T Malini,
Effects of piperine on testis of albino rats, Journal of Ethnopharmacology, Volume 64, Issue 3, March 1999, Pages 219–225

[11] Du Q,
Synergistic anticancer effects of curcumin and resveratrol in Hepa1-6 hepatocellular carcinoma cells, Oncol Rep. 2013 May;29(5):1851-8. doi: 10.3892/or.2013.2310. Epub 2013 Feb 27.

[12] S Sharma,
Resveratrol and curcumin suppress immune response through CD28/CTLA-4 and CD80 co-stimulatory pathway, Clin Exp Immunol. Jan 2007; 147(1): 155–163.

Ningún comentario aún.

Déjanos tu comentario

Tambien te puede interesar